26 de marzo de 2020

Deportistas y Entrenadores en Cuarentena



Cómo ayudar a los atletas en un contexto de incertidumbre y encierro

Los deportistas de competición que aspiran a participar en torneos provinciales, nacionales e internacionales suelen estar entrenados desde lo psicológico para tener un buen manejo de imponderables que puedan aparecer antes y durante la competición; así mismo como en los entrenamientos previos.

En tiempos normales, de contextos estables, ellos descansan en sus entrenadores, en las instituciones deportivas (por ejemplo organizaciones de eventos deportivos y sus representantes). Todo este conjunto colectivo brinda seguridad y confianza, la estructura y la garantía que permiten que llegue el momento para el cual se han preparado con esmero y dedicación.

Que esto cambie, no es una variable que suela estar presente dentro del entrenamiento psicodeportivo.

En tiempos de crisis, como en la que estamos viviendo con la pandemia del COVID_19, los deportistas y sus entrenadores pueden sufrir de un súbito cimbronazo de inquietud, inseguridad, ira, desesperación, y shock.

Son constantes las noticias respecto de la incertidumbre sobre el seguimiento del cronograma establecido, los cambios y suspensiones posibles. Un ejemplo de esto fue la cancelación y reprogramación de los JJOO Tokio 2020.

Esfuerzo, expectativas, motivación, sueños y anhelos quedan pausados temporalmente en el devenir de un futuro incierto.

Ya no es el mismo contexto ni social ni físico… Ya no se puede entrenar como antes…

Este es el momento en el que el factor psicológico adquiere relevancia e importancia.

Son necesarias para seguir adelante nuevas habilidades y estrategias, fortalecer las existentes, y disminuir en la medida de lo posible los efectos negativos de tantas imposibilidades.

La capacidad de adaptación es fundamental, la cual dependerá de la personalidad y la capacidad de auto-gestión lograda hasta el momento. Esto permitirá focalizar en lo importante y en lo posible, sin sumergirse en el desasosiego de lo que escapa al propio control. Sin perder de vista el principal objetivo a largo plazo.

Recomendaciones para los deportistas

1-     Mantener las intenciones puestas en el esfuerzo diario y cotidiano al llevar adelante el nuevo entrenamiento para el aislamiento.

2-      Cuando lo diario agobie o frustre, recordar el fin último, la motivación principal que los movilizó antes de esta situación. Y que cuando el orden se re-establezca podrán retomar el entrenamiento habitual previo al aislamiento.

3-      Focalizar en lo inmediato y corto plazo, en lo posible de mantener.

4-      Seguir en contacto con los entrenadores, descansar en ellos. Conversar sobre las dificultades que encuentran en la nueva rutina de entrenamiento.

Recomendaciones para los entrenadores

1-      Tener presente las emociones y pensamientos negativos fruto del aislamiento y encierro al elaborar la nueva rutina.

2-      Realizar encuentros on line con los deportistas, tanto individuales como con el equipo completo. Como seguimiento y con el objetivo de mantener la cohesión grupal.

3-      Más que nunca serán el sostén motivacional, para que cuando el contexto lo permita puedan retomar la competencia esperada. Si esto no es posible, para que lo vivido se convierta en un piso y experiencia para un nuevo comienzo cuando retorne el orden perdido.

4-      Abordar esta situación como un nuevo desafío del cual es posible salir fortalecido. Con acciones concretas (nueva rutina), e identificando en cada deportista el sentido profundo de su práctica deportiva. Este sentido será el que guíe las intervenciones motivacionales para implementar.

5-      Descansar en el resto de los profesionales del equipo deportivo, o miembros de las organizaciones deportivas. En caso de que no sea posible, buscar asistencia externa.

Herramientas psicológicas que pueden ayudar

1-      Visualización. El uso de la imaginación permite: a) evitar la pérdida de  estados psico-físicos alcanzados hasta el momento, b) mantener la motivación, c) recuperar la calma y el entusiasmo que pueden perderse con el estrés del aislamiento, d) activar cualidades como la fortaleza, la paciencia, la serenidad.
Debe ser elaborada de manera precisa y con un objetivo claro, de lo contrario será perjudicial. Es importante recordar que el cerebro toma como real lo que se imagina generando los circuitos neuronales correspondientes.

2-      Focalizarse en el hacer, en lugar de buscar resultados. El resultado buscado puede ser cumplir con la rutina cada día, cada semana. Recompensando el logro.

3-      Llevar adelante y mantener acciones básicas de cuidado e higiene personal, hábitos y rutinas diarias no deportivas.

4-      Técnicas de control del pensamiento y auto-instrucciones. Es conveniente incluyan la variable encierro y cómo afecta en el cumplimiento de la rutina y motivación.

5-      Meditación y relajación para el control del estrés. Los deportistas ya cuentan con experiencia previa y herramientas para el control del estrés.

Los deportistas están en una posición de ventaja frente a la población en general, son disciplinados, constantes, perseverantes, tienen mayor tolerancia a la frustración, mejor manejo y control de las emociones y pensamientos, entienden y viven la rutina de un entrenamiento arduo. Por lo que les resultará –dependiendo de las características de su personalidad y realidad familiar, más fácil la adaptación al nuevo contexto en crisis.

Pero hay algo para lo cual no están preparados: dejar de moverse… la quietud de la inactividad…
Cómo ayudarlos en este sentido será tema para otro artículo.

Lic. Jimena Martínez
Psicóloga Deportiva
26/03/20

No hay comentarios:

Publicar un comentario