12 de marzo de 2014

SEGÚN PIENSES SOBRE VOS, ASÍ RINDES

"Los pensamientos que aparecen en la práctica deportiva, tanto en el entrenamiento como en la competición, suelen ser reflejo de las creencias que tenemos sobre nosotros mismos. Reflejan la visión de nosotros mismos, y desde ellas nos juzagamos. Son el piloto automático que rige nuestra conducta, por tanto, solo es posible modificarlas si tomamos conciencia de ellas. Este es el inicio del cambio. No solo para un mayor control de uno mismo, sino para el despliegue de la confianza y la seguridad"

Los pensamientos que aparecen en la práctica deportiva, suelen ser reflejo de las creencias que tenemos sobre nosotros mismos y sobre la realidad que nos rodea. Expresan nuestras expectativas futuras, los posibles finales o resultados competitivos, lo que somos capaces o no de hacer y lograr. Organizan la realidad de tal manera que nos permiten vivir en ella con el mínimo esfuerzo, automatizando nuestros comportamientos. Así, la realidad se encuentra al alcance de la mano, de uno o varios pensamientos, y produce la sensación de pleno control.

En la práctica deportiva ordenan y anticipan cómo van a ser los entrenamientos, la relación con el entrenador y con los compañeros de equipo. En la competencia, cuál va a ser el desempeño (alcances y consecuencias), el comportamiento del rival, e incluso posibles estrategias frente a los cambios climáticos. Pero el hombre intuye, que a pesar de sus esfuerzos en este sentido, el devenir de los hechos se le escurre entre las manos. El control es solo una ilusión, un espejismo que se desvanece frente a los imprevistos y desafíos. En el torneo, el rival no hizo lo esperado, el compañero de equipo decidió tomar una iniciativa no establecida y acordada, el público que alentaba a nuestro equipo (los socios del club y vecinos del barrio) súbitamente, contra todo pronóstico, en lugar de alentar se sumió en una fría indiferencia.

Así mismo, en la intimidad del deportista, se juega otra batalla. En plena tormenta, las estrategias planificadas y ensayadas innumerables veces, a pesar de su aparente pertinencia y efectividad, comienzan a ser cuestionadas, juzgadas, y hasta desvalorizadas: “Ya no tiene sentido seguir…”, “… difícil levantar el partido”, “cada vez lo hago peor”, “… haga lo que haga no voy a ganar”, “como estamos jugando no alcanza…”.

¿Cómo funciona la mente?

El pensamiento tiene una gran versatilidad y es fácil de manipular, cualidades que dan la sensación de control sobre cada palabra, sobre nuestra realidad y sobre lo que nos rodea. Pero pueden provocar grandes e incontrolables enredos mentales, conversaciones internas de las cuales es difícil o hasta imposible salir. Y así, el pensamiento comienza a tener vida propia y a imponerse.

Aquel pensamiento que ordena, anticipa y previene, también puede imponerse desde el automatismo. Nuestra mente está plagada de creencias habituales e involuntarias que cierran las puertas a la creatividad.

El deportista se convierte así en esclavo de lo que creó, marioneta de sus pensamientos. Ya no están a su servicio, ni pronostican el mejor desempeño y resultado.

Sólo es posible dejar se ser títere y convertirse en titiritero conociendo cómo funciona la mente; pero sobre todo, tomando conciencia de cuáles son nuestras creencias sobre nosotros mismos y sobre los demás. Este es el comienzo, iniciando un trabajo de  transformación interior convirtiéndolos en nuestros aliados, pero ya no sostenidos en un espejismo o ilusión, sino en la plena convicción y confianza de que somos capaces de lograr alcanzar el mayor de los desafíos: “Conquistar la cima más alta: nosotros mismos”.


Lic. Jimena Martínez

Temática trabajada en el encuentro de ENTRENAMIENTO MENTAL del grupo de deportistas senior de ETCA, Escuela de Tiro con Arco en Octubre de 2013. El trabajo consistió en la concientización de pensamiento que favorecen o limitan un buen desempeño deportivo, y técnicas para el control del pensamiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario